La caries dental es una infección crónica que afecta tanto a los dientes de leche como a los permanentes y que en España se encuentra en más del 90% de los adultos mayores de 35 años.

Se trata por tanto de una de las infecciones más frecuentes en los humanos y, sin embargo, su prevención es relativamente sencilla si se tienen en cuenta determinados factores.

En este artículo aprenderás qué es una caries y leerás 4 causas que las provocan, los 5 tipos de caries que hay, qué tratamientos hay para curar las caries y cómo podemos prevenirlas.

 

Pide una revisión gratis, estamos en Barcelona

 

¿Qué es una caries?

La caries es la lesión de la estructura del diente debido a la acción de los ácidos que generan las bacterias al acumularse.

En un primer lugar la caries empieza afectando al esmalte, que es el tejido más superficial, pero en ausencia de tratamiento la caries profundiza hasta alcanzar la dentina y finalmente el nervio.

A medida que va avanzando se hace progresivamente más dolorosa.

estructura de un diente cuando se forma una caries dental

 

Causas de la caries

 

Causa 1: Mal control de la placa bacteriana

Las caries dentales están causadas por la acumulación de bacterias en forma de placa bacteriana.

En la boca existen dos tipos de placa bacteriana, la placa periodontopatógena que es la que causa la gingivitis y la periodontitis y la placa cariogénica que está compuesta por otro grupo de bacterias y que es la principal causa de caries.

Obviamente si el paciente es capaz de mantener a raya el acúmulo de bacterias gracias a la higiene oral, la película de bacterias no es capaz de crecer lo suficiente como para generar enfermedad.

 

Causa 2: Dieta rica en azúcares

Como se ha comentado anteriormente, la caries es la consecuencia de la acidificación de las bacterias de la placa.

Esta acidificación es mayor si ingerimos alimentos ricos en carbohidratos, tal y como comentaos anteriormente en el artículo sobre qué alimentos comer para evitar la caries dental.

 

Causa 3: Sequedad de boca

Ya sea por la ingesta de determinados medicamentos, como consecuencia de algunas enfermedades o en pacientes sometidos a radio o quimioterapia, en aquellos casos en los que la segregación de saliva se vea disminuida aumentará el riesgo de caries.

Esto es así porque la saliva es un protector natural contra la caries.

 

Causa 4: Factores genéticos

Cada vez se le da más importancia a la genética a la hora de establecer el riesgo de caries en un paciente determinado.

Este enfoque más holístico es un alivio para muchos pacientes que por fin se sienten comprendidos cuando explican a sus dentistas que a pesar de que siempre se han cuidado mucho la boca, sufren de caries de forma recurrente.

Gracias al estudio de los antecedentes familiares, el ph salival o el flujo salival hoy en día podemos clasificar a los pacientes en distintos índices de riesgo que nos permiten trabajar con ellos de forma más individualizada. A este enfoque terapéutico se le conoce como odontología de mínima intervención.

 

Tipos de caries dentales

 

Caries del esmalte

Es la primera en aparecer y la más común. El esmalte es el tejido más superficial del diente y donde se acumulan las bacterias en un primer momento.

La zona típica del diente que se ve afectada por la caries del esmalte es la cara oclusal de los premolares y molares ya que son las superficies que se utilizan para masticar y donde se acumulan los restos de comida.

 

Caries dentinaria

Aparece con el tiempo en aquellos casos en los que el paciente no ha tratado una caries incipiente que afecte solo al esmalte. Este tipo de caries tiene un progreso mucho más rápido debido a la porosidad de este tejido. Cuando la caries llega a la dentina empieza a ser más dolorosa y el paciente puede notar que tiene sensibilidad al frio donde antes no tenía y dolor progresivo.

 

Caries pulpar o pulpitis

Cuando la caries ya afecta a la pulpa el paciente seguramente ha pasado por una época de dolor intenso que de pronto desaparece. Una vez se llega a este tejido el tratamiento suele consistir en realizar una endodoncia y posteriormente tapar el diente con un empaste más o menos sofisticado en función de las paredes de diente afectadas por la caries.

 

Caries rampante

Es la caries que en muy poco tiempo llega a afectar a los tres tejidos: esmalte, dentina y pulpa.

 

Caries recurrente

Son las caries que aparecen en zonas adyacentes a las ya tratadas con una caries previa. Se deben a la mayor tendencia a acumular placa de estas localizaciones con empaste o corona y son más típicas en pacientes más susceptibles.

etapas de desarrollo de una caries dental

 

¿Cómo se tratan las caries en función de su avance?

 

La caries destruye los tejidos que se encuentra a su paso y en general estos tejidos no tienen la capacidad de regenerarse, de manera que la porción destruida debe ser rehecha por el dentista en lo que se conoce como odontología restauradora.

Existen muchas maneras de devolver al diente su estructura perdida y se usará un método u otro en función de la cantidad de diente ausente como consecuencia del avance de la caries.

 

1º) Pastas de dientes remineralizantes

Estas pastas tienen un gran potencial de recalcificación de la estructura del esmalte y se usan en aquellos casos en los que se tienen lesiones muy incipientes que solo llegan a afectar al esmalte y no han sido capaces de penetrar aún en la pulpa.

Se trata de la primera línea de defensa ya que también sirven para mejorar la calidad del esmalte en pacientes más propensos a la caries.

 

2º) Obturaciones

Consiste en eliminar la porción de tejido dental infectado por la caries para posteriormente tapar la cavidad creada mediante un material que suele ser una resina del mismo color del diente.

Esta obturación o empaste la realiza el dentista a mano alzada en la propia consulta y es el tratamiento más sencillo en caries que ya afectan a la dentina pero que aún no han creado mucha destrucción.

 

3º) Incrustaciones

La incrustación es una obturación realizada por el laboratorio dental y no a mano alzada por el dentista.

Tiene la ventaja de que se trata de un monobloque de resina que encaja a la perfección en la cavidad que previamente ha realizado el dentista al eliminar la caries.

Esta adaptación perfecta (ya que se realiza digitalmente) asegura el sellado de la cavidad y ofrece mayor estabilidad a largo plazo.

 

4º) Reconstrucciones

La reconstrucción es un empaste grande que se realiza a mano alzada y que normalmente incluye la porción interdental.

 

5º) Endodoncias

La endodoncia consiste en la eliminación del nervio del diente debido a que las bacterias causantes de la caries han llegado a penetrar en el mismo y lo han contaminado.

Es la última fase en el avance de la lesión.

 

6º) Coronas

La corona se lleva a cabo cuando la destrucción por la caries es tal que el diente necesita una estructura que lo proteja en todo su perímetro.

 

Pide una revisión gratis

 

¿Cómo prevenir la caries?

Al tratarse la caries de una enfermedad crónica infecciosa, el mejor tratamiento es la higiene diaria por parte del paciente. Esta higiene debe llevarse acabo un mínimo de dos veces al día y en los pacientes más susceptibles después de cada comida principal.

Además, llevar a cabo una higiene profesional al año en casos poco agresivos y dos o tres en casos más susceptibles es lo que permite prevenir la aparición de las lesiones o identificarlas en su fase más temprana.

Finalmente, una buena dieta alimenticia, evitando consumir azúcares en la medida de lo posible ayudarán a los pacientes a mantener una buena salud oral.

En resumen, para prevenir la aparición de las caries debes:

  • Lavarte los dientes un mínimo de 2 veces al día y en los pacientes más susceptibles después de cada comida.
  • Llevar a cabo una higiene dental profesional al menos una vez al año
  • Llevar una buena diete alimentaria

 

¿Cómo es el paciente con riesgo de caries?

Consideramos que un paciente tiene un mayor riesgo de caries cuando llevando a cabo los elementos clásicos de prevención como una buena higiene y vistas periódicas al dentista, no puede evitar la aparición de la caries.

También se considera paciente de riesgo aquél con malos hábitos como fumar, dieta alta en azúcares o con gran dificultad para tener un buen control de placa.

Finalmente consideramos que un paciente tiene riesgo alto de caries cuando presenta múltiples tratamientos antiguos tipo obturaciones, puentes o coronas que dificultan la higiene adecuada e impiden visualizar el estado real del diente.

En todos los casos, realizar un mínimo de dos limpiezas profesionales al año se considera de vital importancia para reducir drásticamente el riesgo de caries.

Y si sientes que necesitas una revisión o ves algunos puntitos que creas que pueden ser caries, no lo dudes y reserva una primera visita gratuita donde diagnosticaremos qué puede ser o te daremos una segunda opinión y si quieres, el tratamiento para curar las caries en nuestra clínica en Barcelona.

Pide cita gratis ahora