En la antigua China el prestigio del médico dependía de la cantidad de individuos sanos que había dentro de su población. Esto es lo que se conoce como medicina preventiva y es precisamente en lo que se basa la odontología mínimamente invasiva o OMI.

Actualmente, el prestigio de un médico o profesional sanitario se fundamenta en su capacidad para tratar caso complejos.

El típico “cuánto más difícil más me gusta” va con los tiempos y tiene sentido porque a nivel tecnológico hemos avanzado mucho.

Sin embargo, esta capacidad para abordarlo casi todo está relegando a la medicina preventiva a un segundo lugar.

Además, crea en el individuo una sensación de falsa de seguridad que invita a pensar que todo es tratable.

Sin embargo, obviamente esto no es cierto.

¿En qué consiste la medicina preventiva?

 

Como sociedad debemos aspirar a ser mejores, a cuidarnos más y a utilizar los conocimientos de la forma más sensata y menos costosa para el conjunto de la sociedad.

Precisamente en esto consiste la medicina preventiva y por eso desde Echeverria queremos trabajar la odontología basándonos en estos criterios.

“A medida que uno se va haciendo mayor encuentra más placer en las cosas sencillas y rehuye aquello que supone estrés, dolor y costes añadidos al paciente”

Bajo este paradigma, y tras varios meses de profunda reflexión, este año nuestra clínica ha decidido reivindicar el papel de la odontología mínimamente invasiva (OMI).

 

¿De qué se trata la odontología mínimamente invasiva (OMI)?

 

Este tipo de odontología preventiva se basa en la realización de limpiezas periódicas que sirven para controlar las bacterias que conducen a las enfermedades más frecuentes de la boca: la caries y periodontitis.

Nuestras acciones para impulsar la odontología preventiva en Echeverría

 

Para ello estamos impulsando varias acciones que queremos presentaros a continuación:

1) Modificar nuestra página web

En primer lugar estamos modificando nuestra página web para que tanto en el apartado de adultos como en el de niños quede bien reflejado el enfoque preventivo de nuestra clínica dental en Barcelona. Queremos que el paciente lo vea, lo lea, lo entienda y pregunte por él. El primer paso es educar a la sociedad y por eso es importante mejorar la web.

2) Optimizar nuestros índices de salud dental

En segundo lugar vamos a optimizar nuestros índices de salud periodontal e implantológica a través de:

  • Medidas de control de la ansiedad como la sedación con óxido nitrosos para que el paciente sufra menos durante sus limpiezas periodontales.
  • Un aumento en el tiempo dedicado a cada vista que pasa de 45 minutos a 1 hora por sesión.
  • La realización de radiografías de control anuales o a demanda en función del índice de riesgo del paciente.
  • Desmontando las prótesis sobre implantes de los pacientes de más riesgo para facilitar así la higiene del implantes y así evitar enfermedades de los implantes dentales.
  • Alternado la anatomía de las prótesis para hacerlas más accesibles a la higiene diaria por parte del paciente.
  • Realizando pruebas de control glucémico para identificar a los pacientes diabéticos mal controlados o prediabeticos. Estos pacientes son más susceptibles de desarrollar periodontitis graves así como cuadros avanzados de descontrol de la diabetes.

“La caries es la patología infecciosa más frecuente en el ser humano y es crónica. Esto implica que la mayoría de los pacientes deben trabajar diariamente para prevenir su aparición”

3) Implantar sistema de prevención de caries

En tercer lugar vamos a implantar un sistema de prevención de caries. En este caso seguiremos los mismos criterios que durante años se han utilizado para el control de la enfermedad periodontal.

Es importante destacar que al igual que la periodontitis, la caries es una enfermedad infecciosa y crónica de manera que el paciente susceptible lucha a lo largo de toda su vida contra esta patología.

Nosotros pretendemos minimizar su aparición gracias a:

  • La identificación del paciente de resigo por medio de un cuestionario, pruebas de saliva y pruebas de placa específicas.
  • La recomendación de pastas dentales, geles y barnices específicos en función del grado de predisposición.
  • La realización de mantenimientos periódicos en los que se realizaran radiografías, nuevas pruebas de  saliva y placa y limpiezas específicas con flúor.

“Creemos sinceramente que el valor añadido que como dentistas debemos aportar a nuestros pacientes es minimizar la necesidad de tratamiento”

¿Cómo debería ser la odontología y cómo lo hacemos nosotros?

La odontología actual debería basarse en la realización de limpiezas periódicas para prevenir la aparición de caries y enfermedad periodontal.

Una vez resueltas estas enfermedades, las acciones deberían ir dirigidas a mejorar la estética dental del paciente puesto que la sonrisa condiciona mucho el aspecto de las personas.

Bajo este enfoque, la ortodoncia, sobretodo la ortodoncia invisible, es nuestra mejor aliada ya que al posicionar los dientes en su localización ideal minimiza la necesidad de tocar los dientes.

Esto a su vez facilita un resultado estético siendo muy poco invasivo con el diente y su entorno.

Una vez logrados los objetivos estéticos se trataría de mantener la estabilidad con limpiezas periódicas. Al minimizar el riesgo de caries y de periodontitis se asegura que el tratamiento evolucione favorablemente.

Si el paciente entiende esto, el éxito del tratamiento está prácticamente asegurado haciendo una odontología mínimamente invasiva, sencilla y poco costosa.