¿Qué hacer si me cruje la mandíbula?

La salud bucal es fundamental para nuestro bienestar general, y una de las preocupaciones más comunes que enfrentan muchas personas es el crujido en la mandíbula. Si has experimentado este molesto sonido al abrir o cerrar la boca, es comprensible que te inquietes y busques respuestas.

En este artículo, exploraremos las posibles causas detrás de estos chasquidos y crujidos, así como las medidas que puedes tomar para solucionarlo. Es importante tener en cuenta que cada caso es único, y si bien algunos crujidos pueden ser inofensivos, otros podrían indicar problemas más graves que requieren atención profesional.

Continúa leyendo para obtener información útil sobre cómo manejar y abordar este problema para mantener una mandíbula sana y libre de molestias.

Pide una cita gratis, estamos en Barcelona

¿Por qué cruje la mandíbula?

El crujido en la mandíbula puede tener varias causas, y es crucial comprenderlas para abordar adecuadamente este problema. A continuación, vemos las posibles razones detrás del crujido mandibular:

  • Trastorno de la articulación temporomandibular (ATM): Es una de las principales causas del ruido al abrir la mandíbula. Esta articulación conecta la mandíbula con el cráneo y es responsable de los movimientos necesarios para masticar y hablar. El estrés, la tensión muscular, el desgaste del cartílago o la desalineación de la articulación pueden causar el crujido característico. Es fundamental identificar si la ATM es la causa subyacente y buscar tratamiento especializado.
  • Bruxismo: Es el hábito involuntario de apretar o rechinar los dientes, y es una causa común por las que suena la mandíbula. Este trastorno suele ocurrir durante la noche y genera presión excesiva en la articulación, lo que provoca ruidos y molestias. El estrés y la ansiedad suelen estar asociados con el bruxismo, por lo que aprender técnicas de relajación y utilizar protectores bucales pueden ayudar a aliviar los síntomas.
  • Estrés y tensión muscular: El estrés crónico es una de las causas del crujido de mandíbula, ya que puede provocar una mayor tensión en los músculos de la mandíbula y el cuello. Esta tensión excesiva puede causar ruidos al mover la mandíbula. La relajación, la terapia física y otras técnicas de manejo del estrés pueden ser beneficiosas para aliviar los síntomas.

En cualquier caso, cada individuo es único, por lo que identificar la causa subyacente con la ayuda de un profesional de la salud bucal es esencial para aplicar el tratamiento adecuado. No ignores los crujidos persistentes o acompañados de dolor, ya que podrían ser un signo de un problema más serio.

A continuación, exploraremos qué medidas puedes tomar si tienes ruidos articulares.

¿Qué hacer si tienes la mandíbula que cruje?

Si te cruje la mandíbula al abrir o cerrar, hay algunas medidas que puedes tomar para aliviar los síntomas. A continuación, te presentamos algunos consejos útiles:

  • Descanso de la articulación: Evita un movimiento brusco de la mandíbula, abriéndola, cerrándola o moviéndola, que pueda empeorar el crujido. Trata de limitar la apertura de la boca y evita masticar alimentos duros o pegajosos que requieran una presión excesiva.
  • Masajes y ejercicios suaves: Realizar masajes suaves en los músculos de la mandíbula te ayudará a relajar la tensión acumulada. Además, existen ejercicios específicos para fortalecer los músculos y mejorar la movilidad. Consulta con un profesional de la salud bucal para recibir instrucciones adecuadas sobre estos ejercicios.
  • Evita el estrés y la tensión: El estrés puede ocasionar ruidos en la articulación temporomandibular, por lo que es importante encontrar formas de relajarse y reducir la tensión. Practica técnicas de manejo del estrés, como la meditación, el yoga o la respiración profunda, para ayudar a relajar los músculos de la boca y cara.
  • Consulta a un profesional: Si el ruido persiste o está acompañado de dolor o molestias intensas, es recomendable acudir al dentista. Un odontólogo o especialista en trastornos temporomandibulares podrá evaluar tu situación, identificar la causa subyacente y recomendar el tratamiento adecuado.

Recuerda que estos consejos son generales y pueden no ser adecuados para todos los casos. Cada persona es única y es importante buscar la orientación de un profesional de la salud bucal para un diagnóstico preciso y un plan de tratamiento individualizado.

¿Cuándo se requiere un tratamiento de la articulación temporomandibular?

Es importante estar atento a otros síntomas que podrían indicar un problema más grave relacionado con el crujido de mandíbula. Si experimentas alguno de los siguientes síntomas adicionales, es recomendable buscar ayuda profesional:

  • Dolor persistente: Si experimentas dolor constante en la mandíbula, la cara, el oído o el cuello, es posible que haya un problema más serio que requiera atención médica. El dolor intenso o que se intensifica al masticar o abrir la boca puede indicar una condición más grave en la articulación temporomandibular.
  • Bloqueo o dificultad para abrir o cerrar la boca: Si sientes que tu mandíbula se bloquea o se traba al abrir o cerrar la boca, es recomendable buscar ayuda profesional. Esto puede indicar un desplazamiento del disco articular en la articulación temporomandibular u otro problema estructural que requiere evaluación y tratamiento adecuados.
  • Chasquidos acompañados de limitación de la función mandibular: Si los crujidos se acompañan de una limitación significativa en la apertura o cierre de la boca, dificultad para masticar o hablar, o si sientes que tu mandíbula se desvía hacia un lado, es importante buscar atención profesional. Estos síntomas pueden indicar una disfunción grave de la articulación temporomandibular y esto requiere tratamiento.

Tratamiento de los ruidos mandibulares

Existen diversas opciones de tratamiento para el crujido de mandíbula, en función de la gravedad del problema. La elección adecuada dependerá de la causa subyacente. Algunas opciones comunes son:

  • Terapia física: Un fisioterapeuta especializado en trastornos de la ATM puede trabajar contigo para fortalecer los músculos de la mandíbula, mejorar la movilidad y reducir el dolor. Este tratamiento incluye ejercicios de estiramiento y fortalecimiento, técnicas de relajación y terapia manual.
  • Utilización de férulas o protectores bucales: Estos dispositivos se colocan en la boca durante la noche y ayudan a aliviar la presión y el estrés en la mandíbula. Las férulas o protectores bucales pueden ser especialmente útiles en casos de bruxismo o apretamiento dental.
  • Ejercicios de relajación y manejo del estrés: La relajación muscular y el manejo adecuado del estrés pueden ayudar a reducir los síntomas del crujido de mandíbula. Aprender técnicas de relajación, como la respiración profunda, la meditación o el yoga, puede ayudar a aliviar la tensión en los músculos de la mandíbula.

Recuerda que es esencial buscar la opinión de un profesional de la salud bucal para determinar el tratamiento más adecuado para tu caso específico. Cada individuo es único y puede requerir un enfoque personalizado para obtener los mejores resultados.


Si necesitas la opinión de un profesional, llámanos y te citaremos sin ningún tipo de compromiso.

Pedir cita gratis sin compromiso

Leer más  Hipersalivación o Sialorrea: causas, síntomas y tratamientos
Por Published On: 29 mayo, 2023Categorías: Salud dental general

Comparta esta información en su red Social favorita!

About the Author: Ana Echeverria

¡Hola! Soy Ana Echeverría, experta en Periodoncia e implantes dentales. Licenciada en Odontología por la Universidad de Barcelona, y con Máster en Periodoncia e Implantes por la Universidad Complutense de Madrid. Además de ser miembro del Comité Editorial de la revista científica "Periodoncia Clínica", escribo artículos relacionados con la odontología en general en el blog de la Clínica Dental Echeverría.