La inflamación de las encías es un proceso muy frecuente que de forma más o menos agresiva hemos sufrido todos alguna vez.

Orígenes de la inflamación gingival o gingivitis

  • Gingivitis asociadas a placa bacteriana
    • Caries: La presencia de caries entre dos dientes acaba muchas veces tocando la encía y provoca el cúmulo de restos de comida. Puesto que este tipo de lesión es difícil de limpiar para el paciente, los restos de comida y las bacterias asociadas acaban provocando la inflamación de la encía a ese nivel.
    • Obturaciones desbordantes: Una causa muy típica de gingivitis y poco conocida por el paciente son las obturaciones desbordantes. Este tipo de empaste tiene la peculiaridad de que sobrepasa los límites del diente y se podría considerar una negligencia por parte del dentista que la realiza. Cuando el empaste es demasiado grande y no respeta los puntos de contacto entre dos dientes adyacentes, se crea una zona de retención de comida y bacterias que acaba provocando caries y gingivitis en la mayoría de los pacientes.
    • Bacterias: Finalmente tenemos las gingivitis asociadas a bacterias y consecuencia de una mala higiene. En realidad esta gingivitis tiene el mismo origen que la planteada en los dos primeros puntos pero la ponemos a parte porque en este caso la afectación se produce en toda la boca. Es el típico caso del paciente que no se lava los dientes o que lo hace mal. Está demostrado que cuando la placa bacteriana se acumula acaba provocando la inflamación de la encía y que esta inflamación puede, en casos susceptibles, provocar una enfermedad más grave llamada periodontitis o piorrea. La gingivitis, por suerte,  es una enfermedad reversible, de manera que cuando el paciente mejora su higiene y/o acude a hacerse una limpieza en el profesional, su sintomatología desaparece por completo.
    • Medicamentos: El uso de algunos medicamentos causa agrandamiento gingival e inflamación en pacientes con mal control de placa. Los fármacos más comunes son los anticonvulsivos (fenitoína), inmunosupresores (ciclosporina A) y los bloqueares de los canales del calcio como el nifedipino entre otros.
    • Hormonales: La pubertad, el embarazo, la hiperglicemia o incluso las épocas de menstruación pueden provocar un aumento en el sangrado de la encía en pacientes con un control de placa deficiente.
    • Tabaco: El tabaco enmascara en principal síntoma de la gingivitis que es el sagrado. Debido a esto muchos pacientes sufren esta enfermedad o incluso periodontitis y no son conscientes hasta que la enfermedad ha avanzado mucho. Es importante que los pacientes fumadores acudan al periodoncista aunque tengan la percepción de que están sanos.

 

  • Gingivitis no asociadas a placa bacteriana
    • Enfermedades sistémicas: Patologías de carácter genético como la fibromatosis gingival o el Sdr. de Ehlers Danlos, patologías de origen bacteriano y vírico, condiciones inmunes o inflamatorias, enfermedades autoinmunes, lesiones inflamatorias granulomatosas, procesos reactivos como los epulis, enfermedades plasmáticas como la leucemia,  determinados carcinomas o problemas metabólicos como la deficiencia en vitamina C, pueden cursar con inflamación gingival.

 

Te dejamos un ejemplo de como se ve una encía inflamada vs. una encía sana:

inflamación encías tratamiento

Tratamiento de la gingivitis 

Puesto que las gingivitis más comunes son aquellas causadas por el cúmulo sostenido de placa, el objetivo del tratamiento debe ir dirigido a controlar la causa de estos depósitos.

En caso de caries u obturaciones desbordantes, el tratamiento irá dirigido a eliminar la caries y rehacer las obturaciones o coronas mal diseñadas. Sin embargo, cuando la inflamación afecte al conjunto de la boca, entonces se deberán realizar una o dos sesiones de profilaxis y sobre todo instruir al paciente en técnicas de higiene correctas que le ayuden a mantener las encías en buen estado. En todo caso,  puesto que la gingivitis en una infección muy frecuente que afecta a más de la mitad de la población, la prevención supone el abordaje más eficaz. Está demostrado que en la mayoría de los pacientes realizar una higiene anual limita la presencia de gingivitis y reduce el riesgo de sufrir periodontitis.

En este sentido es importante destacar que no todas las higienes cumplen su función. Franquicias y y policlínicas a menudo utilizan el recurso de ofrecer higienes gratuitas con el fin de atraer al paciente. Este abordaje es muy representativo del valor que dan estos entornos al principal elemento de prevención que existe en odontología. Cuando un tratamiento se realiza a coste cero difícilmente se puede hacer en condiciones. Es por esta razón que desde Echeverría recomendamos encarecidamente que al menos una de las limpiezas anuales se realicen en un periodoncista o centro de referencia.

Finalmente, cuando el origen de la gingivitis no sea el acumulo de placa bacteriana, es responsabilidad del clínico derivar al paciente al especialista responsable de tratar la patología de base. Una vez en tratamiento, la responsabilidad del dentista será mantener la salud de los dientes y las encías a través de revisiones periódicas y profilaxis.