Los perros son el animal de compañía por excelencia y su sola presencia es capaz de crear un efecto positivo sobre las personas con las que convive. Es debido a esta relación intensa entre humanos y canes, que éstos últimos han ido ocupando cada vez un mayor espacio en nuestras vidas, hasta el punto de servir, también, como un apoyo terapéutico.

El uso de perros de apoyo en odontología está cada vez más extendido en EE.UU, aunque en España es todavía poco común. Tal y como se ha visto en otras especialidades médicas, gracias a estos animales y a la interacción que se produce entre el paciente, el perro y el guía se consigue reducir de forma muy llamativa el nivel de ansiedad de los pacientes con miedo al dentista. Es por esto, y en vista a que existen pocas alternativas realmente útiles para estos pacientes, que se empieza a apostar por este servicio complementario que bien realizado reduce el estrés del paciente sin necesidad de fármacos o sedación.

Obviamente, en este nuevo servicio no estamos solos ya que la logística y el conocimiento más profundo lo aporta “Proyecto Tan Amigos”. Desde el año 2003, trabajan en la planificación, desarrollo y realización de programas de intervención terapéutica con perros. Los programas del Proyecto Tan Amigos  se realizan en más de treinta centros de Cataluña y su trabajo ayuda a casi 500 personas semanalmente.

Gracias a la ayuda de Alexia, directora del Proyecto Tan Amigos, y de su equipo, en Echeverría hemos diseñado un protocolo cuyo objetivo es reducir la ansiedad que para muchas personas supone la vista al dentista. Este miedo es más intenso en niños y por eso hemos iniciado el protocolo con ellos.

Nuestro nuevo miembro del equipo se llama Fredy y acude a la consulta los lunes por la tarde. Su cometido principal es acompañar a los pacientes durante el tiempo que éstos están en la sala de espera y jugar con ellos o dejarse acariciar. En las sesiones que hemos realizado hasta ahora hemos observado que la simple presencia de Fredy es suficiente para reducir el estado de ansiedad del paciente ante la futura visita y crear una ilusión por la que se producirá en el futuro. Sin embargo, en algunos casos más avanzados será necesario que Fredy acompañe al paciente también dentro del gabinete lo cual no es un problema ya que el perro está especialmente adiestrado para llevar a cabo esta tarea.

La incorporación de este nuevo miembro a nuestro equipo supone un esfuerzo más de Echeverría por innovar y ayudar a nuestros pacientes a sentirse mejor en el dentista. Creemos que puede ser una solución natural y poco invasiva a la ansiedad que el dentista supone para algunos pacientes y por eso animamos a todos aquellos que sufren este problema a ser atrevidos y probar nuevas fórmulas que les ayuden a tener la boca con la que siempre han soñado.