El sangrado de las encías es una de las principales causas de visita al dentista.

El paciente nota que cuando se cepilla los dientes, o a veces de forma espontánea, la encía le sangra y obviamente eso le asusta.

Posibles causas del sangrado de encías

Existen varias razones por las cuales la encía puede sangrar:

  • Presencia de caries subgingivales
  • Empastes o coronas dentales mal adaptadas
  • Determinados medicamentos
  • Algunas enfermedades sistémicas como la leucemia
  • Traumatismos
  • Enfermedades periodontales

De todas estas causas las más frecuentes son las enfermedades periodontales. Este tipo de patología afecta a los tejidos que soportan el diente (encía y hueso) llegando en muchos casos a provocar su destrucción progresiva.

Existen varios tipos de enfermedades periodontales, pero este post se va a centrar en los dos tipos más frecuentes que son la gingivitis y la periodontitis.

La gingivitis en una enfermedad infecciosa que provoca la inflamación de la encía

Esta patología es una de las más frecuentes en el ser humano y se caracteriza por encías rojas e inflamadas con tendencia al sangrado ya sea por contacto o espontáneamente.

La principal característica de esta enfermedad es que se soluciona fácilmente con limpieza exhaustiva por parte del paciente junto con alguna sesión de limpieza dental profesional.

En algunos casos, la gingivitis puede derivar a periodontitis

En determinados pacientes, cuando las bacterias en la encía persisten o aumentan como consecuencia de una mala higiene, la gingivitis puede derivar a una periodontitis.

Esta enfermedad, al igual que la anterior, es también una enfermedad inflamatoria causada por bacterias, pero en este caso, al ser las bacterias más agresivas, se produce la pérdida del hueso que soporta el diente.

Para el tratamiento de la periodontitis es necesario realizar sesiones de raspado y alisado radicular, ya que las bacterias se encuentran por debajo del nivel de la encía.

Estas sesiones, que se pueden llevar a cabo por parte del dentista o de la higienista dental, tienen como objetivo reducir la presencia de bacterias hasta conseguir un estado compatible con salud.

Estas sesiones de raspado se realizan 4 veces separando cada sesión aproximadamente 15 días. Finalizado este proceso cabe la posibilidad de que la enfermedad persista y en esos casos será necesario realizar un abordaje quirúrgico.

 

Los pacientes fumadores no notan el sangrado característico de las enfermedades periodontales y por lo tanto acuden tarde al tratamiento.

 

Tanto en el caso de la gingivitis como en el de la periodontitis, el principal rasgo de la enfermedad es el SANGRADO y la AUSENCIA DE DOLOR.

Sin embargo, hay muchos pacientes que no presentan este sangrado.

¿Cuál es la razón?

Principalmente el tabaco.

Los pacientes que fuman sufren un estrechamiento de los vasos sanguíneos en todo el cuerpo, incluida la encía. Debido a este estrechamiento la sangre tiene más dificultades para moverse por el cuerpo y lo hace con un flujo menos pronunciado.

Esta es la razón por la que los pacientes con enfermedad periodontal fumadores no muestran el sangrado característico a pesar de sufrir la enfermedad. Este hecho es sin duda un elemento negativo ya que este tipo de pacientes acuden siempre más tarde a la consulta cuando la enfermedad ya se encuentra en fases de desarrollo avanzadas.

Finalmente, conviene recordar que se ha demostrado la asociación entre la periodontitis y la diabetes mellitus y las enfermedades cardiovasculares.

Esta relación implica que los pacientes con estas patologías deben tener en cuenta la salud de las encías igual que tienen en cuenta la dieta o el hacer ejercicio. En estos pacientes, tener las encías inflamadas aumenta el riesgo de recaída en sus enfermedades sistémicas.

 

El periodoncista es el especialista mejor cualificado para diagnosticar, tratar y prevenir las enfermedades periodontales.

 

A nivel preventivo, si se quiere evitar la aparición de este tipo de enfermedades, el paciente debe cepillarse los dientes dos veces al día y realizarse al menos una limpieza anual en el periodoncista.

Debido a la ausencia de dolor propia de la enfermedad y a la ausencia de sangrado en fumadores suele ser una enfermedad que pasa desapercibida incluso para el dentista general.

Además, conviene tener en cuenta que no cualquier higiene es capaz de controlar los signos de la enfermedad, sobre todo en caso de presentar periodontitis. Este y otros factores son los que hacen que acudir a un especialista en encías sea lo más conveniente para tu salud.