Son diversas las causas por las que podemos encontrar manchas en los dientes temporales. Algunas de ellas estarán presentes desde la erupción de los dientes ya que se deben a una anomalía en la estructura. Durante su formación, sucede alguna alteración que hace que el diente tenga un defecto en sus tejidos y en consecuencia manchas. Estas manchas se pueden dividir en varios grupos:

  • De tipo hipoplásico: Es la menos frecuente y muestra zonas ausentes de esmalte. Son de consistencia dura con surcos que se tiñen y la tonalidad puede variar entre blanco, amarillento o marrón claro.
  • El tipo hipocalcificado es la forma más frecuente, donde el problema es cualitativo no de cantidad de esmalte. Será un esmalte frágil, que se desprenderá sin dificultad y dejando expuesta la dentina.
  • El tipo hipomaduro donde los dientes tienen un espesor normal, pero hay una disminución del contenido mineral.

Por otro lado, los dientes temporales pueden erupcionar sin manchas, pero por motivos extrínsecos verse afectados por las mismas con el paso del tiempo.

La más común, por desgracia, es la caries dental que se inicia con una mancha blanca y a medida que avanza la lesión se fractura el esmalte y se observa de tonalidad marrón hasta negro. Es muy importante la prevención y la detención temprana, ya que cuando se inicia la mancha blanca puede frenarse el proceso y quedarse como una “cicatriz”.

En los bebés es muy frecuente “la caries de biberón”, que se inicia en los márgenes gingivales de los dientes superiores (cerca de la encía) como una línea blanca que puede detectarse levantando el labio.

También podemos encontrar manchas negras generalizadas que no son caries y que están causadas por bacterias cromógenas (es decir, con capacidad de tinción) presentes en la saliva. Es algo bastante habitual, que se observa en el tercio más cercano a la encía y que no causan ningún daño. No se debe a la mala higiene, sino que puede producirse a la reacción del metabolismo de algunas bacterias con el hierro. Se eliminará con una higiene dental, y generalmente van disminuyendo con el tiempo siendo raras en la edad adulta. Lo mismo ocurre con algunos medicamentos que producen algunas tinciones de tonos marrones o negruzcos. Pueden estar causadas por la ingesta de medicamentos con una alta concentración de hierro.

En el caso de un uso excesivo del flúor (fluorosis dental), pueden aparecer manchas cuando el diente está formándose. Estas manchas serán de color blanco y de aspecto moteado. El flúor es necesario para la prevención de la caries, pero siempre con un uso adecuado en función de la edad y el riesgo de caries del paciente. Vigilar con el uso excesivo de aguas carbonatadas tipo Vichi entre los 6 y 12 años ya que suelen contener grandes concentraciones de flúor y pueden provocar estas manchas.

Finalmente, las manchas naranjas-amarillo verdosas suelen deberse a la mala higiene por un depósito de bacterias, que suele ocurrir en la base del diente cerca de la encía donde el cepillado es más difícil.  Estas manchas se eliminarán con una higiene, pero es importante evitarlas con unos buenos hábitos higiénicos ya que el cúmulo de placa es el causante de la caries dental, inflamación gingival y el mal aliento.