Existen dos tipos de enfermedades que pueden afectar a la superficie de un implante, la mucositis y la periimplantitis. La primera es la inflamación de los tejidos blandos que rodean al implante mientras que la segunda va un paso más allá y al evolucionar provoca la destrucción del hueso que lo sustenta.

1

Imagen que muestra la formación de tejido inflamatorio alrededor de un implante como consecuencia de la infección por bacterias.

La causa de la periimplantitis, es la colonización de la superficie del implante por parte de bacterias de la boca. El principal problema que se tiene hoy en día en relación a la periimplantitis es que afecta a una proporción elevada de pacientes y sin embargo todavía no tiene un tratamiento predecible. La razón para tanta dificultad a la hora de tratar la infección del implante es que el implante, a diferencia del diente, es una superficie extremadamente rugosa y a día de hoy no se diponen de elementos mecanicos ni químicos que aseguren su desinfección en el 100% de los casos. Paradójicamente, es esta particularidad rugosa del implante, tan necesaria para favorecer la unión con el hueso en las fases iniciales del tratamiento, la que en muchos casos se acaba conviertiendo en nuestro mayor desafío. Además, hay que tener en cuenta que el implante dental, a diferencia de otras prótesis que lleva el ser humano, está expuesto al exterior a través del “falso diente” o corona dental, lo cual facilita su contaminación con las bacterias presentes en los dientes contiguos, mucosa y lengua.

1354885399735

Esta imagen muestra las diferencias entre implante y diente en lo que respecta a su rugosidad y su relación con el hueso. Además, se puede observar como el implante de titanio se conecta con el exterior a travñes de la corona dental.

A día de hoy, debido a la falta de predicatbilidad en el tratamiento de la periimplantitis, lo mejor que podemos hacer dentistas y pacientes es establecer protocolos específicos de mantenimiento tanto en nuestras casas como en nuetras consultas  para evitar, en la medida de lo posible, la infección del implante.