La diabetes se considera una epidemia

Hoy es el día Mundial de la Diabetes y por desgracia tendremos que acordarnos de unos 200 millones de personas en todo el mundo.

Según la OMS esta enfermedad afecta a un 9% de la población adulta y causa 1,5 millones de muertes cada año.

De acuerdo a este organismo, en el año 2030 la diabetes será la séptima causa de muerte y por lo tanto se la considera la epidemia del siglo XXI.

Tipos de diabetes

Existen dos tipos de diabetes además de las gestacionales:

  • La tipo I o insulinodependiente se caracteriza por una producción deficiente de insulina que obliga a la administración diaria de dicha hormona. Este tipo es el menos frecuente y empieza en la infancia o juventud.
  • La tipo II o no insulinodependiente, aparece en la población adulta debido a un progresivo deterioro en el funcionamiento de la insulina. Este tipo supone el 90% de los casos y se debe en gran medida a un peso excesivo e inactividad física. Debido a que en este tipo de diabetes la sintomatología es poco intensa, aproximadamente un 50% de los casos se diagnostican con la aparición de complicaciones y tras varios años de evolución. Por desgracia, la rápida expansión de hábitos poco saludables como el sedentarismo y la mala alimentación, están provocando la aparición de esta enfermedad también en niños.

Las complicaciones de la diabetes afectan a todo el organismo

Las complicaciones más frecuentes a nivel sistémico son:

  • Aumento del riesgo de cardiopatía y accidente vascular. Un 50% de los pacientes diabéticos muere de enfermedad cardiovascular.
  • Úlceras en los pies e infección debido a la reducción del flujo sanguíneo.
  • Retinopatía diabética que puede causar ceguera.
  • Insuficiencia renal.
  • Muerte con un riesgo dos veces mayor que el de la población sin diabetes.
  • Enfermedad periodontal con un riesgo 4,2 veces mayor que el de la población general.

Diabetes y enfermedad periodontal

Respecto a la relación entre enfermedad periodontal y diabetes sabemos que el mecanismo de afectación es bidireccional.

Los pacientes con diabetes y enfermedad periodontal no tratada suelen mostrar malos resultados en las pruebas de azúcar.

Esto es importante porque en ocasiones el paciente es muy cumplidor con la dieta o la medicación y aún y así no mejora y eso crea frustración y miedo.

De la misma manera, los pacientes diabéticos descontrolados tienen más riesgo de tener enfermedad en las encías y por eso es importante que acudan periódicamente al periodoncista. Además, es importante destacar que muchos pacientes no son conscientes de que presentan diabetes y por eso es importante hacer controles periódicos.

Debido a la estrecha relación entre enfermedad periodontal y diabetes, las asociaciones están reclamando mayor formación a los médicos de cabecera y endocrinos para que incluyan entre sus vistas cruzadas no solo al especialista en corazón y ojos sino también al periodoncista.

Por otra parte, el dentista, al ser el especialista en salud que visita a más pacientes “sanos”, tiene la obligación de informar a sus pacientes de las posibles relaciones entre la enfermedad periodontal que padece y otras patologías como diabetes o enfermedad cardiovascular. Dicha información puede resultar vital para un diagnóstico precoz y por lo tanto para un mejor control de ambas patologías.

En resumen…

Realizar vistas periódicas al periodoncista podría suponer el diagnóstico precoz de otras enfermedades más graves como la diabetes o la hipertensión.